ActualidadCuriosidades

Tabúes de la sexualidad masculina que lastran tus relaciones

A parte de "el tamaño importa", existen muchos otros estigmas que perjudican a la hora de disfrutar del sexo

En el campo del sexo hay muchos tabúes y prejuicios que pueden perjudicar nuestro lado más íntimo y erótico, tanto en los hombres como en las mujeres. Pero los referidos a los primeros puede que estén menos visibilizados, porque muchos varones -no todos- no quieren expresar sus debilidades en general, y mucho menos en esta esfera en particular por temor a que se asocie con una masculinidad frágil.

La famosa frase de “el tamaño importa” que durante tiempo lastró el imaginario de muchos hombres ya ha sido desmentida por los sexólogos, pero ahora otros tabúes íntimos acechan, y muchos están relacionados con el papel y expectativas que se tienen de la figura masculina. ¿Tiene que ser el hombre el que ‘hace todo el trabajo’? ¿Debe ‘cumplir con su deber’? ¿Dónde está el punto G de los hombres? ¿Tiene que estar a punto y funcionar todo siempre? ¿Siempre ha de tener ganas?

Con el listón alto

Una época de exigencias

Jesús Rodríguez, sexólogo de MYHIXEL (una compañía de bienestar masculino), explica que siempre ha habido unas ciertas expectativas en este campo de la sexualidad, pero hoy en día son más altas, sobre todo las masculinas. ¿Por qué? Muchos hombres, relata, se ponen ellos mismos la presión de ‘cumplir’ y de demostrar de alguna manera que valen, entre otras exigencias.

Es cierto que la mujer también ha sufrido mucha presión a lo largo de los años en este ámbito, pero poco a poco se ha podido conseguir rebajar estos estándares gracias a su empoderamiento, comenta Rodríguez. Cree que aún se tiene que avanzar mucho y que, sobre todo, se tiene que visibilizar la presión que se ejerce hacia el rol de los hombres durante el sexo, que se resume en exigencia y expectativas.

Al fin y al cabo, afirma el sexólogo, es esta misma presión la causante de los problemas de erección o de otro tipo -como la eyaculación precoz o la retardada-, ya que la psicología de cada uno puede llegar a bloquearnos a la hora de intimar.

La lista

Principales tabúes

Entonces, ¿cuáles son estas barreras que nos impiden mejorar nuestra vida sexual, ya sea por falta de información, contexto o cultura? Aquí va una lista de diferentes tabúes relacionados con la sexualidad masculina:

Relationship problem and sad boyfriend jealous1

El gatillazo

La disfunción eréctil puntual no es un problema

Todos o casi todos los hombres han tenido un gatillazo alguna vez, esto puede deberse a diferentes factores externos, como el cansancio, el alcohol, la ansiedad o la presión psicológica. Además, está claro que la preocupación influye y que cuanta más importancia se le da, peor. Tenemos que recordar aquí que el sexo va más allá de la penetración y la estimulación, que las posibilidades son infinitas. Esto reduce mucho la importancia de tener un gatillazo y, por lo tanto, disminuye la ansiedad y presión psicológica cuando sucede.

Man consulting with practitioner, African psychologist holding clipboard with card sitting in front of patient listens his mental health complaints. Job interview process applicant and HR manager concept2

Eyacular a destiempo

La eyaculación precoz y la retardada pueden solventarse hablando con un especialista

Otra preocupación frecuente -la sufre uno de cada tres hombres- es la eyaculación precoz. Sin embargo, un 80% de los afectados no acude al especialista ni lo habla con nadie. Lo mismo ocurre con la eyaculación retardada, que la padecen entre el 4% y el 10% de los hombres, según algunos estudios. Los sexólogos aseguran que hay que romper este estigma, que los hombres sepan que no están solos, que su patología la padecen muchos otros, que pueden hablar del tema y que, en la mayoría de los casos, el problema tiene una causa psicológica y se puede superar.

Displeased man reading text message on mobile phone and ignoring his girlfriend who is sitting behind him on the bed.3

El sexo anal

Estimular la próstata, el punto G masculino, es fuente de placer

Uno de los mayores tabúes de la sexualidad masculina es todo lo relacionado con el sexo anal, especialmente cuando hablamos de hombres heterosexuales. Sin embargo, lo cierto es que el sexo anal puede dar muchísimo placer al hombre al ser la manera de estimular la próstata, considerada el «punto G» masculino, una zona que se encuentra solo a unos 5 cm del ano, hacia el frente. Una estimulación prostática que puede realizarse de muchas maneras: con los dedos, apoyándose en algún juguete …

Coupe after argument. Focus on worried man sitting on sofa with his wife in the background.4

El deseo y las ganas

El impacto del estado emocional

Parece que el hombre siempre tiene que tener ganas de sexo, pero no es así. Los niveles de libido de los hombres varían, igual que ocurre en las mujeres. De hecho, hay hombres con poco apetito sexual, algo que no es un problema. Además, como es natural, el deseo varía en función de circunstancias vitales tanto físicas como, sobre todo, emocionales.

Thoughtful serious man sitting on sofa alone at home, lost in thoughts, thinking about problem solving, feeling lonely, making important decision, having psychological problem, side view5

Las enfermedades de transmisión sexual

El preservativo es la mejor barrera para las infecciones de carácter sexual

Existe muy poca educación y un gran desconocimiento respecto a las infecciones de carácter sexual en el hombre. A parte del VIH, hay otras infecciones de transmisión sexual de las que no se habla. Por ejemplo, existen los virus del papiloma humano, que se han asociado principalmente con cáncer de ano y algunos bucofaríngeos, y también otras enfermedades infecciosas como la gonorrea, clamidia o sífilis, sobre las que habría que tener menos miedo a hablar y, sobre todo, informarse para estar alerta ante cualquier síntoma. En esta línea, no debemos olvidar que el preservativo, más allá de ser un método anticonceptivo, es la herramienta más eficaz que tenemos para evitar el contagio de VIH y de las enfermedades de transmisión sexual.

Masculinidad frágil

Las comparaciones son odiosas

Muchos hombres se ven con la necesidad de competir entre ellos sobre su pene porque relacionan la autoestima y la potencia con el tamaño de su órgano reproductivo. Pero la realidad, dice Rodríguez, es que la pareja no va a notar la diferencia entre tres centímetros más o menos. Entonces, ¿es cuestión de querer siempre ser «el mejor» en todo, no tener fallos? Podría tratarse, dicen los expertos, de un caso de masculinidad frágil.

Un ejemplo es la reticencia de muchos hombres a consultar a un especialista cuando tienen problemas relacionados con su sexualidad. Cuando tienen un problema funcional que se repite a lo largo del tiempo muchos sienten pudor de ir a un especialista «porque no funcionan», explica Eduard García Cruz, urólogo de MYHIXEL.

Y añade que muchos varones se autodefinen con la palabra «macho» y de esa manera cargan sobre ellos unas expectativas y presiones irreales y que debería evitar, como que «los machos siempre tienen que tener deseo sexual y aguantar treinta minutos en la cama», cosa que no es así, enfatiza García.

La mayoría de hombres, antes de acudir a un especialista, prefiere hacer una búsqueda en internet para evitar asumir que tiene un problema o que es débil. En este sentido, García afirma que está demostrado que los hombres tardan más que las mujeres en ir a la consulta de un médico por este motivo. En internet podemos consultar información, pero a veces puede no ser cierta, confirmada o aplicable a nuestro caso.

El consejo

Ignorar los tabúes

Después de tantos años los tabúes siguen existiendo y la educación sexual es deficiente y poco funcional, subrayan los expertos. Como no tenemos modelos a seguir -o muy pocos e irreales porque a menudo están basados en la pornografía-, explica este psicólogo, no somos críticos ni realistas con nuestras experiencias y tendemos a los tabúes. Hoy en día, hay más información en redes sociales y el tema en sí es menos banal, pero aún sigue siendo insuficiente el conocimiento sobre la sexualidad, concluye.

Para poder pasar por encima de estos tabúes y poder disfrutar de una vida sexual completa y sin fronteras, el sexólogo Jesús Rodríguez recomienda:

  1. En el sexo, ir más a disfrutar que a cumplir.
  2. No asumir el rol de ser dominante, tu pareja también lo puede ser.
  3. No centrarse solamente en la penetración, ir más allá del guion establecido.
  4. No ir al coito forzado, dar tiempo al tiempo y dejar que surja todo.
  5. Dejar de lado los roles, estereotipos y presiones sobre el sexo.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vivo/sexo/20210512/7414331/tabues-sexualidad-masculina.html

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba