Nacionales

Mandan a prisión dos presuntos sicarios que quedaban prófugos por muerte del hijo de El Chino

Los imputados son Gerald Utate Rodríguez y Maikol José Báez Santos (El Taxista)

Fueron apresados y sometidos a la justicia otros dos presuntos sicarios que estaban prófugos después de participar en el asesinato de Yeri Pascual Cordero Sosa, hijo del narcotraficante Jesús Pascual Cordero Martínez “El Chino”.

Se trata de Gerald Utate Rodríguez y Maikol José Báez Santos (El Taxista), a quienes le impusieron tres meses de prisión preventiva, por su vinculación en el asesinato de Yeri Pascual Cordero Sosa y Jassel Kadafi Estepan Lebrón (Real Mustafá), durante un suceso ocurrido la madrugada del 9 de marzo, en la avenida 27 de Febrero casi esquina Dr. Defilló del Distrito Nacional.

El Ministerio Público asegura que Gerald Utate Rodríguez fue el jefe de la operación y subcontrató a los demás miembros de la banda para cometer el crimen. Mientras que a Maikol José Báez Santos (El Taxista) se les imputa incurrir en los delitos de asociación de malhechores, asesinato y uso ilegal de armas de fuego.

Al imponer la medida de coerción, la Atención Permanente del Distrito Nacional dispuso que Utate Rodríguez aguarde la medida en la cárcel del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, en tanto que Báez Santos lo mandaron a la cárcel de San Pedro de Macorís.

Los hechos

En la solicitud de medidas de coerción la Fiscalía del Distrito Nacional establece que los imputados cometieron el crimen pagados por Manuel Emilio Mesa Beltré (El Gringo). La instancia dice que para perpetrar el asesinato, El Gringo entregó la suma de un millón de pesos (RD$1,000,000.00) a los detenidos Alberto Familia, que era el segundo al mando en la operación del hecho criminal, y a Gerald Utate Rodríguez, dinero que recibieron a través de un familiar.

La Fiscalía dice que los agresores tenían aproximadamente un mes dándole seguimiento y preparando la muerte de Yeri Pascual Cordero Sosa. Finalmente, ejecutaron el crimen la madrugada de 9 de marzo, cuando Cordero Sosa salía de una discoteca en la que estaba celebrando su cumpleaños junto a Jassel Kadafi Estepan Lebrón, y otros amigos.

Las investigaciones realizadas por el Ministerio Público dan cuenta de que el asesinato se produjo a causa de viejas rencillas que sostenía Pascual Cordero (El Chino), padre de Yeri Pascual Cordero Sosa, con Manuel Emilio Mesa Beltré (El Gringo), por varias muertes de personas allegadas a ellos y asuntos relacionados al narcotráfico.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba