Deportes

Julio Lugo, 1193 del draft y campeón mundial: “Todo el que firma puede llegar”

El sorteo de 2020 afectará a jugadores de menor proyección

Tras jugar su primera temporada en Connors State College (una universidad de dos años en Oklahoma) Julio Lugo se declaró elegible para el sorteo de 1994 y los Astros de Houston lo tomaron en la ronda 43, en el lugar 1,193, casi después de escoger a 40 peloteros en ese draft.

La oferta inicial no gustó al infielder barahonero que había llegado a Nueva York en 1989, regresó al béisbol colegial y en mayo de 1995, cuando sus bonos habían subido, acordó con los Astros por un bono de US$80,000 y US$20,000 más para sus estudios.

Como referencia, ese 1994 D’Angelo Jiménez recibió un bono de firmas que fue un escándalo cuando los Yanquis le dieron US$25,000, cinco veces lo que recibía el prospecto más cotizado hasta entonces.

Lugo, hoy con 44 años, tuvo una carrera de 12 temporadas en Grandes Ligas, con seis de ellas de playoffs, incluyendo 2007 cuando fue el torpedero titular de los campeones Medias Rojas de Boston.

“Le recomendaría a cada pelotero dominicano que pasara por la universidad o un junior college. Yo a los 17 no tenía la madurez que adquirí esos dos años de colegial, además de eso con esa experiencia te saltas dos categorías cuando firmas”, dice Lugo, quien ganó US$48 millones entre Astros, Devil Rays, Red Sox, Orioles y Bravos.

Un estudio realizado por la Sociedad Americana de Estudio de Béisbol (SABR en inglés) encontró que de los jugadores reclutados entre 1996 y 2011 más allá de la ronda 12 del draft solo el 9.9% alcanzó el Big Show y el 4.4% jugó más de tres años. En cambio, los de primera ronda llegaron un 66.7% al Gran Circo y un 46.8% disputó al menos tres campañas.

Lo cierto es que de los 776 peloteros dominicanos que han llegado a las Grandes Ligas solo 36 fueron reclutados vía el draft, es decir, el 4.6%. Y Lugo ha sido el elegido más alto, lo que no impidió lograr el objetivo de todo pelotero. El resto firmó como agente libre, en suelo dominicano. Un grupo que incluye una pareja de padre e hijo, Bienvenido y Cole Figueroa.

“Si no voy a la universidad no hubiese sido el pelotero que fui”, dice Lugo al lamentar que el sorteo de este año que tendrá lugar entre hoy y mañana solo tendrá espacio para cinco rondas, es decir, 150 peloteros.

Su hermano Ruddy Lugo, un relevista derecho que apareció en 102 partidos en el Big Show, también siguió sus pasos. En 1999 los Cerveceros de Milwaukee lo tomaron en la tercera ronda en la casilla 94 desde la secundaria Xaverian de Brooklyn, en un menú de opciones que incluía a Albert Pujols, tomado en la ronda 13 y puesto 402.

“Ahora solo escogerán los muchachos que son fenómenos, el COVID-19 afectará mucho a esos muchachos de rondas altas. Pero yo creo que todo el que firma tiene la oportunidad de llegar, ahora tú tienes que dar tu parte para llegar. Después que estás ahí tiene las mismas oportunidades, es cuestión de ganártela. Si te dieron más o menos dinero, quizás se da la oportunidad, pero cuando lo ponen los dos a batear ahí se acabó la cotización”, dice Lugo.

Image

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba