Cultura

Endanza gradúa ocho bailarinas con el espectáculo «8 voces»

Este fin de semana la Escuela Nacional de Danza (Endanza) de la Dirección General de Bellas Artes (DGBA) graduó a ocho noveles bailarinas que se integran a la sociedad danzaria del país tras culminar su proceso de formación académica.

Con el espectáculo «8 voces», celebrado en la Sala Manuel Rueda de las Escuelas de Bellas Artes, las jóvenes intérpretes formalizaron la finalización de un ciclo de más de ocho años de estudios prácticos y teóricos.

Lía Siladi, Sofía Martínez y Susana Cepeda fueron graduadas como bailarinas clásico-contemporáneas, mientras que Astrid Gil, Gelmayori Ramírez, Isabel Silvestre, Isaura Encarnación y Penélope Peña obtuvieron la mención contemporáneo-folklore.

Al acto de investidura acudieron distintas autoridades del sector, destacando la participación de la directora General de Bellas Artes, Marinella Sallent; el director de Formación Artística Especializada de la DGBA, Elvis Guzmán; y la directora de Endanza, Antonia Alcántara.

«Ocho chicas, ocho voluntades, ocho años. Han trillado un sendero donde muchas quedaron rezagadas por circunstancias de la vida, sin embargo, ustedes han permanecido firmes con la vista puesta en la meta, enhorabuena», expresó Alcántara en la ceremonia del pasado 6 de julio.

«8 voces» fue el título del espectáculo de graduación de este año, que es el evento tradicional en el que los egresados de esta institución (principal en su género en República Dominicana) demuestran sus aptitudes artísticas a la sociedad tras años de preparación y formación académica.

En las presentaciones del pasado sábado y domingoEndanza repuso su muestra didáctica de ballet clásico titulada «Divertimentos del Ballet Coppelia«, que está inspirada en la adaptación realizada por la maestra Alicia Alonso para el Ballet Nacional de Cuba.

En la pieza «8 voces», de la coreógrafa Dayme del Toro, se mostró un retrato de las experiencias, retos y situaciones típicas que surgen en una clase habitual de danza contemporánea.

La tercera sección estuvo representada por típicas danzas de cuadrilla y festivas del repertorio folclórico nacional, coreografiadas por las maestras Maritza Reyes y Alexandra Aybar.

Una crónica a 8 vocesExpandir imagen

La gala del domingo inició a las 5:12 de la tarde, cuando subió el telón de la Manuel Rueda y la Op.20, sujeto no.8, del primer acto del Lago de los Cisnes del ilustre Tchaikovsky empezó a llenar toda la platea.

Con esta sublime obra, conceptualizada por la maestra Stephanie Bauger, los estudiantes de todos los niveles de la Escuela Nacional de Danza realizaron el tradicional desfile de alumnos que hace honor a todas las disciplinas que se imparten en la institución.

Cinco minutos después concluyó la emotiva composición que terminó con el reflector en las ocho jóvenes que se exponen al mundo artístico en este año.

A las 5:32 pm las egresadas de la mención clásico-contemporáneo iniciaron los «Divertimentos de Coppelia», presentando las variaciones de Amanecer y Atardecer por Susana Cepeda, Vals por Sofía Martínez y Swanilda por Lía Siladi. A pesar de los trastabilleos y problemas técnicos presentados en esta parte, las intérpretes supieron manejar la situación y salieron adelante.

Alrededor de las 5:47 de la tarde acabó esta sección del espectáculo coreografiado por los maestros Ivan Monreal y Leydi Villalobos.

«8 voces» tomó las tablas tres minutos después para una obra que agrupa todas las incidencias que surgen en un aula de danza contemporánea. Este fresco concepto fue la gran victoria de las ocho egresadas que se presentaron en esta gala.

Correcciones, ejercicios, momentos, impresiones… Esta interesante obra llevó al escenario la belleza de todos los elementos que intervienen en una clase de danza. Al término de 18 minutos se llamó a un ligero receso.

Retomada la función a las 6:27 de la tarde, el escenario se vistió de folclore, con danzas de cuadrilla como la Tumba, la Polka y el Carabiné y coreografías festivas de Mangulina y Merengue.

El último compás del popurrí del merengue, que incluyó ritmos de merengue ocoeño, pata de palo y de merengue tradicional, concluyó a las 6:47 de la tarde y fue seguido del cálido saludo de los maestros y maestras de Endanza.

Fuente: Diario Libre

Artículos Relacionados

Botón volver arriba