Entretenimiento

En medio de covid-19 el cristianismo afianza y gana fieles con redes sociales

Monjas divertidas ocupan la red tic tok y un cura con vestimenta y actitud jovial habla en la misma jerga de los chicos a los que quiere llegar. Pastores evangélicos ofician ahora sus cultos por Youtube, y hasta un bautismo y un congreso católico sobre exorcismo transmitidos en Zoom. Es la evangelización en medio del covid-19.

De colocar canciones, testimonios y discursos en canales virtuales, con la pandemia los cristianos pasaron a explotar de manera más amplia esos mecanismos, con ceremonias, conferencias, capacitaciones…

La meta, sembrar buenas obras de forma entretenida y aprovechar la ventaja que ofrece la web para cristianizar de un modo más amplio, al llegar a una cantidad ilimitada de personas en vivo y en reproducciones.

En el fragor de la enfermedad, la proyección del cristianismo en el ciberespacio afianza a conversos y atrae a fieles nuevos. Ante la imposibilidad de conservar el mismo ritmo de actividades en templos, la tecnología mantiene la fe con actividades similares a las presenciales.
Por ejemplo, así son ahora en el barrio 5 de abril en San Cristóbal las reuniones de la Iglesia de Dios Templo La Hermosa. Emilio Guzmán menciona alabanzas y prédicas con las que mantienen comunión, aun con distancia está viva la chispa de la confraternidad.

Define como una de las dificultades que impiden un mayor alcance en el evangelismo digital la precaria conectividad, sobre todo en las localidades más pobres.

Los mayorcitos también. Un factor que jugaría en contra es la avanzada edad de algunos fieles. Sin embargo, Luis Espinal, productor general del programa católico Abbá Padre, transmitido por Youtube, ve una oportunidad para acercarlos a ese mundo. Incluso ofrecen talleres sobre aplicaciones, conscientes de que son una población significativa de la congregación.

Esa vía fortalece los medios tradicionales y su relevancia es evidente, ágil, eficiente y universal.

“Hemos tenido que acelerar los conocimientos con el tema. De repente, el covid deja esa herramienta de trabajo y las demás han disminuido de forma brusca y por tanto, el gran reto es trazar una estrategia de apoderar a los jóvenes en posiciones importantes dentro de la estructuras de los movimientos apostólicos, pues ya no debe ser lo ideal, es una necesidad urgente”, plantea.

Alerta que los que no entiendan esa dinámica, pueden correr el riesgo de reducir la cosecha espiritual de manera significativa. Por esto, Ramón Pontier, de la Parroquia Santa Cruz, Villa Mella, y de 55 años, envía activo la oración diaria y anima a los hermanos.

Sobre Abbá Padre, la primera entrega fue emitida el 13 de abril, ante la necesidad de continuar la cristianización. Un equipo de colaboradores y editores, entre los primeros el artista Enrique Féliz, la predicadora Yuderkys Sánchez y el teólogo Edgar Fernández, motivaron la salida al aire, sin planificación previa.

Es, afirma Luis Espinal, una manera de fortalecer a los que el virus ataca en el plano físico y/o emocional, lo que implica la gran tentación de una acedia colectiva; tristeza y pereza, a la que no han escapado los cristianos, incluidos muchos que deben estar en posiciones de combate.

“Algunos líderes, lucen desconectados. Estamos en una crisis espiritual de importancia, no susceptible de estimación razonable. Hemos tenido pérdidas de sacerdotes, consagradas, laicos y laicas comprometidos con el proyecto del Padre”, expone.

Considera fundamental enfocarse en los servicios a prestar, sobre todo para que los que están en proceso puedan reconectar y las redes son un gran aliado, junto a los jóvenes, que aportan sus conocimientos, ayudan y adquieren nuevas responsabilidades. Es la simbiosis ganar-ganar.

HOY

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba