Nacionales

El ajo, orégano y tomillo pueden reemplazar los antibióticos en industria avícola

Así lo establece un estudio hecho por la Universidad Nacional Colombia, en Bogotá; avance puede ser útil para RD

De la mezcla de extractos de ajo, orégano y tomillo se podría acceder a una mejor alternativa para reemplazar los antibióticos promotores de crecimiento (APC) empleados en la industria avícola, según ha determinado una investigación del Departamento de Producción Animal de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) en Bogotá.

Eso puede asegurar la inocuidad alimentaria, mejorar los índices productivos y proporcionar bienestar animal, según el estudio, de la autoría de Alejandra Victoria Ruiz Real, del que se hace eco el portal Agronegocios, que a su vez cita a Anderson Urrego (Aurrego@Larepublica.com.com).

La especialista explica que los APC disminuyen la digestibilidad de proteína de las aves debido a factores antinutricionales, como algunos inhibidores de tripsina, derivados del frijol soya crudo, que afectan directamente el páncreas, induciendo hipertrofia e hiperplasia pancreática. El estudio indica que adicionalmente se obtuvieron hallazgos sobre daños de la mucosa intestinal, pérdida de aminoácidos endógenos y disminución del rendimiento productivo.

“Esta situación ha llevado a incrementar el uso de extractos de plantas en el mundo, para potencializar el nivel productivo de las aves de corral, tanto por sus ventajas económicas como por los beneficios para la salud de los consumidores”, plantea la investigadora. Y agrega que el crecimiento de la industria avícola, las condiciones intensivas de cría y los cambios en el entorno ambiental han aumentado la incidencia de infecciones por diversos patógenos.

Ruiz Real explica que eso es especialmente crítico durante las primeras semanas de vida del pollo de engorde, motivo por el cual se necesitan recursos considerables para mantener el estado de salud de las aves mediante el suministro de aditivos que permitan controlar la incidencia de microorganismos y la alteración de parámetros productivos.
La investigación de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) plantea que los extractos de planta son antimicrobianos, es decir, sus propiedades tienen un efecto tóxico que mata las poblaciones de patógenos y evita que los animales presenten algún problema de salud como diarrea, enteritis, reducción de la ingesta o retardo en el crecimiento.

La muestra tomada

El estudio conllevó realizar un experimento con 480 aves de un día de edad, divididas en tres tratamientos: Grupo A, con una dieta sin aditivos promotores; grupo B, suplementado con ACP como bacitracina, metileno, disalicilato y halquinol; y grupo C, con una mezcla de extractos de plantas de ajo (7 %), orégano (10 %) y tomillo (10 %). A todos los grupos se les suministró una mezcla de 3 % de frijol y soya. El experimento se realizó hasta los 35 días de edad, según se ha informado. “El ensayo evidenció que el grupo tratado con extractos de planta presenta mejor desarrollo del cuerpo y resultados positivos en relación con el peso de órganos como la molleja, el proventrículo, el páncreas y el intestino delgado. Y se demostró que la ingesta de extractos de plantas en la dieta de las aves tuvo efectos beneficiosos sobre la calidad de la carne almacenada, gracias a sus propiedades antioxidantes. que reducen o retrasan la oxidación de los lípidos.

La cantidad de pollos que se produce a nivel local

En el país se producen mensualmente 17.5 millones de pollos frescos, pero la industria avícola (según un corte realizado hace dos años por el periódico elCaribe) tiene capacidad para poner a disposición de la población 24 millones de unidades de pollos, si fuera necesario.

La capacidad instalada para producir ese tipo de ave, de acuerdo con números más o menos recientes del Consejo Nacional de Producción Pecuaria (Conaprope) a nivel de estructura supera los 35 millones de pies cuadrados y en eso se involucra a las reproductoras de pollos.

De los 17.5 millones de pollos, hay alrededor de seis millones que ya se obtienen con la modalidad de ambiente controlado, según se ha explicado. Eso es alrededor del 30%. Cuando en una granja el ambiente se maneja y controla hay factores negativos que se van superando, como es la mortalidad de las aves, que logra reducirse de un 30 a un 2%.

Fuente: El caribe

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba