Diáspora

Dominicano dona órganos de hijo tras fallecer por quemaduras de incendio

Corporán pidió a los médicos que hoy desconectaran el soporte (Tubo Respirador) que lo mantenía al infante con vida, mientras que el menor de 1 año, continúa en estado grave y permanece entubado en el New York-Presbyterian Hospital Weill Cornell, indican que el panorama es dramático.

El dominicano Francisco Corporán, de 48 años, padre de los menores Riley Corporán, de 2 años y Zayden Corporán, de 1, que sufrieron graves quemaduras al incendiarse el apartamento donde residían con su madre en el Alto Manhattan, donó los órganos del niño mayor tras fallecer el pasado 25 de marzo a causa de las quemaduras en el siniestro.

Corporán pidió a los médicos que hoy desconectaran el soporte (Tubo Respirador) que lo mantenía al infante con vida, mientras que el menor de 1 año, continúa en estado grave y permanece entubado en el New York-Presbyterian Hospital Weill Cornell, indican que el panorama es dramático.

El padre expresó que, puede que Riley no esté con él físicamente, pero aún vive.

“Alguien más vive gracias a él. Mi hijo todavía está aquí, no conmigo, pero está ahí afuera. Sé que todavía está vivo porque su corazón todavía late en el cuerpo de otra persona. Las últimas semanas han sido las peores en mi vida”, dijo entre sollozo el progenitor.

El incendio ocurrió aproximadamente a las 11:00 de la noche del pasado 20 de marzo, en el sector de Washington Heights cuando la madre de ambos menores salió a comprar cigarrillos.

El niño menor “Presenta un cuadro similar de muerte cerebral. No hay movimiento, no hay nada. Si sobrevive será básicamente un vegetal en una cama de hospital con cables y tubos el resto de su vida”, dijo el padre.

“No quiero que sufra. Es un niño pequeño, se supone que debe estar corriendo, no acostado en una cama con tubos y esas cosas”, agregó.

La comunidad dominicana en Washington Heights ha lamentado la tragedia, mientras que la madre de los menores, Skilyn Maldonado, de 23 años de edad, salió a comprar cigarrillos, dejó a sus bebés con su otra hija de 8 años solos en casa antes de que estallara el incendio mortal.

Se necesitaron casi 60 bomberos por horas para controlar las llamas, que se extendieron en el edificio, en tanto  que, Maldonado se encuentra arrestada y acusada de poner en peligro el bienestar de un menor.

Fuente: N Telemicro

Artículos Relacionados

Botón volver arriba