Cultura

Coronas navideñas

Son diversos los detalles icónicos de la Navidad. Están, por ejemplo, el árbol, los belenes, las guirnaldas y las coronas.

De estas últimas se destaca su practicidad: “No ocupan espacio, son económicas y fáciles para guardar”, dice la diseñadora de interiores Maritza Báez Acta.

Según la experta, el origen de las coronas puede ser cristiano, pero tener también un precedente en la mitología griega, de manera específica en el relato de Apolo y Dafne, según el cual esta ninfa fue convertida en el árbol de laurel, que desde entonces coronaba las cabezas de los triunfadores o héroes.

Materiales y estilos

Antiguamente, las coronas navideñas se elaboraban con ramas naturales, pero en la actualidad sus materiales varían y, aparte de eso, ¡las puedes elaborar en casa siguiendo el estilo de tu preferencia!

Solo recuerda que el tema y los colores de los ornamentos navideños deben guardar relación entre sí y estar acordes con el resto de tu decoración.

“Elegir un solo tema es lo ideal”, afirma Báez Acta, quien, entre las muchas alternativas para escoger, cita los conos de pino, los Santa Claus, las estrellas, las bolas y las cintas (lisas o estampadas).

¿Qué tipo de corona usar para cada estilo decorativo? Aquí tienes una pequeña guía:

Ambientes rústicos: para casas de campo, en la montaña o la playa, lo ideal es una corona confeccionada con bejucos. Adórnala con artesanías pequeñas de madera (piloncitos, sombreritos de paja, tamboras, canela, anís estrella) y un lazo en tela de yute, si la colgarás en una casa de campo. Para una casa u hotel en la montaña, adórnala con conos de pino y cintas en cuadros escoceses. En el caso de residencias, villas u hoteles de playa, usa tonos como blanco o azul marino y añade caracoles, conchas y lazos de soga con nudos marinos. Las luces LED le darán más atractivo en las noches.

Ambientes modernos: prefiere una corona blanca decorada con bolas y otros adornos plateados brillantes, cintas alambradas transparentes en blanco o plata y luces LED blancas. Si hay un arbolito navideño, debe seguir la misma línea decorativa, indica Báez Acta, al tiempo de señalar que las estrellas lucen muy bien en este estilo.

Ambientes clásicos: la corona debe ser verde oscura y sus adornos de “exquisita confección” en tonos dorados y rojo vino, y cintas en terminación de terciopelo o pana, adornos de cristal, venados, campanitas y “lo más fino que encuentres en las tiendas especializadas”, explica la interiorista.

Cuando hay niños en casa, la ambientación navideña habrá de crearse tomándolos en cuenta, pues a ellos les encanta esta época. En estos casos, la corona puede estar decorada con pequeñas figuras de Santa Claus, galletitas de jengibre, bastoncitos, paletas, juguetes de escala pequeña, barquitos, avecillas, cascabeles, venaditos, muñecos de nieve y más. “Juntos pueden elegir y hacerlos juntos”, comenta la experta.

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba